Entrenamiento en casa o como mantener el (des)equilibrio mental

Si algo caracteriza al ser humano, es su capacidad de adaptación. No cabe opinión ni duda, de que el ser humano es capaz de adaptar sus hábitos, su rutina e incluso (mejor dicho, sobre todo) su mente, llegando a crear realidades paralelas hasta el punto más ridículo y bizarro que puede surgir de una mente humana.

Qué mejor forma de poner esta adaptación a prueba que con una pandemia...No se me ocurre mejor decorado que este para mostrar la capacidad imaginativa y por ente, la de adaptación, del ser humano.

Y como no podía ser menos (sino más), en el mundo de los deportes de aventura nos sobra desequilibrio e imaginación, características que unidas, hacen de los amantes de la montaña una especie que difícilmente se va a extinguir alguna vez, para bien o para mal...

Independientemente de que merezcamos o no la extinción (los humanos...), el confinamiento al que hemos sido sometidos, ha puesto de manifiesto lo poco que el resto del planeta nos necesita para su supervivencia, ni que decir para su bienestar y felicidad (sí, los animales también sienten felicidad, tristeza, rabia, etc...). Esperemos que esto nos cale profundamente en la conciencia, al menos a nosotros, que nos impregnamos y nutrimos de la montaña, la naturaleza y por extensión de todos los seres que en ella habitan.

Rota esta lanza en defensa de los que casi no pueden defenderse solos por los escasos recursos que les estamos dejando, veamos cuan aburrido está el ser humano medio.

Abre los ojos:

Dioni
Victor
Laura

 

 

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
Asesino de escaladores Europeos
Next reading
Confinamiento